Escritos,  Historias

Perfecta imperfección

Todo empieza con soñar e imaginar tu mundo perfecto en el amor con esa persona de quién hablas siempre en tus sueños y te alegras al caminar. Pero esperas ser la perfecta forma que la otra parte necesita, esperamos ser el todo por todo y, está bien.

Pero, ¿cuál es la realidad?, ¿en verdad puedes ser el todo?, nuestra dicha del deseo nos lleva a idear cosas fabulosas, pero no está escrito el destino diario que tienes para mañana, no se sabe el futuro de lo que vas a vivir.

No podemos predecir ningún suceso ni reacción, esa es la aventura que se hace sorpresa cuando te atreves a sellar ese amor, cuando más que un compromiso es tu decisión.

Nuestras imperfecciones son el reflejo de lo humano que somos, de los errores que nos enseñan a madurar y de las anécdotas que grabamos para aprender.

El amor siempre será perfecto y somos nosotros quienes nos atrevemos a serlo imperfecto con quien amamos, ahí está la magia, el aprender, entender, compartir y saber llevar. No existe sueño sin prueba, no existe logro sin esfuerzo y no existe amor eterno sin mirarse a los ojos día a día, con ese diálogo que enamora, con esa esperanza que refleja un te amo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *