• Escritos,  Mis historias,  Pequeña luna

    Pequeña Luna | Parte 12

    Siena se encontraba haciendo unos gestos extraños frente a mí, parece que tenía un bicho recorriendo su espalda, pero por si las dudas, le pregunté:— ¿Qué haces?— Tratando de hacerte reír, últimamente paras muy serio — Va, así soy yo…—No, tú no eres así.— Yaaa deja de hacer eso… pareces una retrasada, ja, ja, ja.-río-— Ja. Ja. Ja ¡tonto!, ¿Vemos una película?, no, no, ya sé,  mejor vamos al cine.-dice sonriente.— ¿Al cine? …Noooooo Siena hoy no, estoy un poco cansado — ¿No quieres ir al cine conmigo? A ya, a ya, pero cuando tú me pides que te acompañe a tus lugares de nerd, yo ni me opongo.— Ash ¿te vas…

  • Escritos,  Mis historias,  Pequeña luna,  Todas

    Pequeña luna | parte 9

    Los días se hacen tan difíciles, siento que es una perdida muy grande que ya no estés aquí, he observado detenidamente a las parejas en la calle y solo te imagino a ti, riendo conmigo, fastidiándome, peleando, engriéndote. El otro día me senté en una de las bancas del parque olivar y comencé a mirar hacia la laguna, solo recordaba la vez que nos abrazamos y te dije con miedo y tembloroso que me gustabas. Me es difícil aceptar tu partida, tu gran abandono imprevisto sin siquiera darme la oportunidad de verte por ultima vez, no se si vuelvas, pero ¡Maldita vida injusta!. He llorado noches enteras, pensando en ti,…

  • Escritos,  Historias,  Mis historias,  Pequeña luna,  Todas

    Pequeña Luna | Parte 8

    El tiempo transcurría y los días se hacían eternos, exactamente 5 semanas, el tiempo que Luna me había avisado desde su partida a New York, pero… Era la temporada de otoño, Luna caminaba por un parque extremadamente enorme, con los árboles anaranjados los cuales pintaban el sendero, se sentó en una de las bancas con vista a una pequeña laguna – es hermoso este lugar – repetía en su mente, observó un montículo de hojas que estaba junto a un árbol, se paró y caminó hacia este, pisó con su zapato el grass con hojas para ver si no había nada que le pueda hacer daño y se echó, contemplando…

  • Escritos,  Historias,  Mis historias,  Todas

    Pequeña risueña

    Era una tarde calurosa en las calles de lima, el color de la ciudad estaba al vivo, era un día perfecto ¿por qué? porque hoy conocería a aquella niña risueña que me hacía renegar por las videollamadas, aquella pequeña criaturita del señor que me robaba una sonrisa con su dulce palabra. Hoy tenía que ser perfecto. Habíamos quedado a las 5 de la tarde, el calor infernal era insoportable, ningún auto quería llevarme hasta su ubicación, uno, dos, tres autos y nadie, mi única opción era ir de escala en escala, felizmente un señor se apiadó de mí y aceptó mi destino, – vaya que salió barato- Me encontraba un poco…

  • Mis historias

    No soy quien esperas

    Perdóname por no ser quien esperabas, por estar lleno de defectos y este carácter complicado imposible de aguantar, nadie es perfecto, y yo mucho menos, no se porqué vine aquí, porqué te esperé en este lugar de gente hambrienta y vaga. Tengo temor de hablarte, de escribirte un hola como ayer, no se quién soy en estos momentos, tu mirada lineal destruye estos pensamientos quienes eran gobernados por tu figura, asesina las emociones de mi interior, el reflejo de mis ilusiones solo se vuelve un vacío con tu pérdida. Lamento no ser quien querías que sea, quien anhelabas en tu perfecta vida, en tus días de primavera y en tus…

  • Escritos,  Mis historias,  Pequeña luna

    Pequeña luna | Parte 7

    Nuestros planes estaban indecisos, se acercaba el 14 de febrero , día del amor y la amistad en Perú , sin embargo, nuestros tiempos eran cortos, disponer de un viaje de varios días no era una opción, pero, por lo menos un fin de semana solo para ambos, y despertar en otro aire , sería fantástico. Así lo habíamos pensado. Luna, era consciente de las cosas que estábamos viviendo, ella buscando nuevos horizontes y yo, tenía que culminar los míos. Su familia es de viajar mucho, es por ello que solicitar un permiso no era problema alguno. A pesar de las limitaciones del tiempo, nos arriesgamos a comprar los vuelos…

  • Escritos,  Historias,  Mis historias,  Pequeña luna

    A la misma hora

    Te quiero porque siempre has sido parte de esta sublime mirada, tu cuerpo ha sido mi deseo, tus abrazos mis cobijas de lana pura y tu sonrisa mi bello arte en recuerdo. Te extraño, si, suena a una palabra más de las escritas en este rincón, pero quiero que la leas conmigo, que cierres los ojos y sientas mi deseo por ti, ese deseo inexplicable de tomarte de la mano, recorrer los hermosos jardines del campo y retratarte en una foto con tu sombrero de paja, cargarte sobre mi espalda con tu vestido floreado y tirarnos en los jardines de flores amarillas. Te sigo extrañando, pensando que estás aquí, a…

  • Mis historias,  Pequeña luna

    Ayer te vi

    Ayer te vi sobre la gota perdida de una hoja en mi jardín, me paré sobre el balcón de la calle italiana donde solíamos pasar nuestras noches en vela frente a los apagones de la ciudad. Te observé, bailando sobre las macetas de la doña de cabello corto, reíste y no te importo si saliera para gritarte, continuaste danzando, cogiendo tu cabello y presumiendo tu risa, tu aroma, tu alegría encantada que, en otras palabras , fue lo que me enamoró de ti. Corriste, bajaste las gradas, y te escondiste por las calles italianas, por el laberinto de la ciudad antigua, tan pura, tan natural, tan conservadora del verdadero amor.…

  • Escritos,  Mis historias,  Pequeña luna

    Una segunda oportunidad

    A pasado tiempo ….y sin pensarlo, sin quererlo, sin buscarlo Dios me puso frente a mi una maravilla de mujer, un alma gemela , que se enamoró de mis más grandes defectos desde la primera vez que nos cruzamos, y yo, de su paciencia para aguantarme. Eso aprecié de ella, verme más allá de lo que puedo mostrar, ver mi lado más humilde y amarme a ojos cerrados, esa sinceridad y amabilidad me atrapó. Su gran sonrisa, su castaño cabello, sus labios mate, sus ojos de estación. Se que no ha transcurrido largo tiempo desde que formalizamos, pero ya nos conocíamos desde siempre, y es que el tiempo nos es…