Escritos,  Historias

Mi estrella de nieve

Escribir con el corazón no significa hacerlo literal, es más que eso, es crear la realidad de un sentimiento sincero, es hacer el hecho una promesa de verdad y demostración.

Acariciar tu blanca piel de amaneceres de invierno, con la vista de Alpes eternos llenos de brillo entre las nubes de algodón que adornan el inmenso cielo que nos despierta cada mañana y respirar ese aire helado mientras te veo a los ojos y te sonrió frente a tu pequeña nariz pronunciando lo mucho que te amo.

Escribir de amor para ti, es mucho más que sentarme a pensar en algo bonito o especial, es más que despejar el bloqueo mental que a veces se apodera de mí, eres mi centro en la noche sin luna, el deseo de mis dedos de escribir magia hablada, el suspirar de mi aliento cuando quiero robarte un beso, una sonrisa.

Mi hermosa estrella de nieve, tan brillante en verano, y tan blanca en invierno, olvídate del ayer, olvídate del mañana, quiero vivir contigo todos los presentes posibles y que los ayeres sean un espejismo para conquistarte cada día, y que al terminar, en el amanecer empezar de nuevo enamorándote, porque si, es un placer enamorarte todos los días, no es un deber, no es una acción, mucho menos una obligación, es sinceramente un honor hacerlo para ti, ser el hombre que te cuide y te apoye mi pequeña hermosa estrella de nieve.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *