Te esperé

Mientras el calor impredecible se apropiaba de la ciudad, yo te esperaba.

Te esperaba en la misma puerta de embarque donde coincidimos miradas, te esperé en mis noches de locura, en mis tardes de trabajo y en mis feriados de supuesta alegría.

Te esperé en mis descansos, en mi furia de saber ¿por qué no vienes?,te esperé en mis amaneceres de tristeza.

Te esperé con una sonrisa de esperanza, en cada escrito, en cada poesía, en cada timbre que sonaba. Esperaba que fueras tú.

Te esperé con amor, con furia, con alegría y con mis húmedos ojos, te esperé y te seguí esperando viendo que mi celular se quedaba sin batería, te esperé hasta cuando apagaron las luces del aeropuerto, te esperé en la misma banca donde dormimos.

Me desperté, cogí los recuerdos y los metí a una bolsa, con furia y destrozos, y a punto de botarlos, conté y te esperé, no llegaste. Voté todo. Reinicié todo, cambié todo.

Te esperé en su tiempo, y me excedí de este también, pero fue solo eso, una espera sin que retornases.

Una mañana tocaste la puerta, te vi a lo lejos, sin embargo, ya no te esperaba, mi corazón ya se había cansado de esperarte que en tu ausencia lo lastimases.

Yo te esperé.
Siempre te esperé.

Escrito por ilusión de una noche.

Luna

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post comment