Mi sonrisita

Eres linda ¿sabes? Eres una ternurita tan dulce que da ganas de apapacharte todo el día, un encanto al mirarme, al escribirme, y como olvidar esa cautivante sonrisa que te caracteriza y que a veces me intimida. No voy a olvidar tu lado tan positivo, aquel que a veces me saca de quicios, pero si, tal como te lo dije, lo más importante no es el número de virtudes o defectos que puedas tener, sino la química tan inocente que nos caracteriza, te empecé adorar de repente y te comienzo a querer de a poquitos, de a besos, de a mordidas, de a abrazos , te empiezo a tener en mi mente…