El hilo negro: La Amiga | parte 4

0

Quizás la vida con Alexa no seria algo lleno de eso que llaman amor, sin embargo era placentero poder disfrutar cada momento de sexo salvaje mutuamente, sin embargo, esa mirada y silencio de aquella noche me había dejado con una intriga.

La mañana del sábado nos encontrábamos en nuestras casas, no estaba dentro de mis planes encontrarme con ella, puesto que aprovecharía el día para realizar tareas del hogar, durante la mañana nos intercambiábamos mensajes, sin tocar el tema, un hola, un ¿qué haces?, bromas y sencillas indirectas, sin darme cuenta la estaba empezando a conocer, ya no como la típica amiga con derecho, con quien solo teníamos encuentros, si no como una persona en quien quizás podría confiar.

Suena el teléfono.

Era un nuevo mensaje de Alexa por whatsapp, lo cual tenía una foto adjunta, al abrir me encontré con una sorpresa, una toma muy provocadora de su cuerpo en prendas íntimas, sus pechos resaltaban, estaban cubiertos por su brasier color turquesa y su parte más intima con una braguita celeste con encaje a los bordes, un conjunto realmente provocador y llamativo.

– Para no perder la costumbre – decía el mensaje adjunto

Al verla así las ganas se vinieron de inmediato, tenía deseos por ella, había aprendido a conocer mis debilidades hasta el punto de poder animarme cuando ella quisiera.

– Nos vemos en la plaza de Miraflores -le respondí sin preámbulos

– ¿Me quieres comer?

– No

– ¿Entonces?

– Te quiero hacer mía – respondí

Era probable que este encuentro sea uno más, donde nuevamente nuestros deseos sexuales se dejen llevar.

Ella llegó con un jean color azul, y por encima tenía una blusa sin mangas floreada, hacía calor, el sol moldeaba su glamour poniéndola en el imponente deseo de entrar a nuestro ring de lucha. Sin embargo, como previa decidimos iniciar una platica, como para que no sea algo simple, Si bien es cierto nuestros encuentros anteriores habían sido solo sexo, sin mucha platica, pero esta vez queríamos conocernos más antes de hacerlo.

– ¿Desde ese día tu novio no sospechó nada?- le pregunté

– Solo me dijo, “me sorprende que hagas ejercicio siendo una ociosa”

– Jajajajaja- reí , ¿y qué le respondiste?

– Que es un idiota y nada más, luego cambiamos de tema

– Fue excitante llamarlo, es una adrenalina muy placentera

– Si pero me siento un poquito mal

– ¿mal? ¿por qué?

– No se , es que tu y yo, y él osea, es mi novio

– Si, a quien “quieres mucho” seguro, porque si fuera así no estarías acá, pero si quieres dejarlo, adelante, ninguno de los dos nos obligamos.

– No, no es eso, me gusta…- inclina su cabeza

– ¿ah? , perdón no te escuché

– Que me gusta…

– ¿qué dijiste?

– Que me gustaaa.. – me mira con cara de mala

– No te entiendo te gusta ¿qué?

– ¡ Que me gusta tener sexo contigo!

– Ah eso … pero no me grites, no soy sordo

– Eres un idiota

– Jajaja y tu una golosa….

Comenzamos a bromearnos mientras pasaba la tarde en el parque, nuestras ganas se apaciguaron porque ninguno de los 2 daba el paso para irnos a nuestro encuentro, por lo consiguiente nos quedamos jugando con los gatos que merodeaban la plaza.

La noche impuso su clima, las discotecas, bares y antros de alrededor comenzaban a despertar, nos estábamos conociendo cada ves más, tenía muchos anhelos y metas en mente, su novio la llamó un par de veces para saber como estaba, me sentí un poco incómodo pero nada fuera de lo normal.

– Alexa…. Alexa….. – se escucha que gritan su nombre

Alexa voltea y ve que una mano la llamaba, era su amiga, ella no la distinguió mucho hasta que se acercaron.

– Hola Alexaaaaaaa…

– Hola Ana… (abrazo amical)

Ana, la mejor amiga de Alexa, muy agraciada por cierto, sus ojos marrones, cabello castaño oscuro, clara, vestía unas zapatillas urbanas color celeste, un short del mismo color y una blusa blanca, tenia una pronunciada cadera que la hacia muy atractiva, y esa blusa dejaba un escote que, bueno , la noche lo hacía provocador ni mucho , ni poco, lo necesario y atractivo, ella salía de un seminario que había tenido y pasó por la plaza para entretenerse un poco, ella me quedó mirando como diciendo ¿quién es ese?

– Hola soy Adrian, un placer – me presento

– Holaaaa.. (ríe de vergüenza con alexa)

Suponía que ella sospecharía de mi razón de estar ahí, ya que Ana conocía al novio de Alexa, se quedaron platicando unos minutos, (típico de las mujeres) y tenía el mal presentimiento que se queden horas esperando.

– Ey chicas, y si en vez de conversar en la calle , ¿nos vamos a un lugar para tomar algo y conversar? – les pregunto

– Si mejor, es buena idea – acentuó Alexa

– Es que uhmmm solo estaba de pasada – dice Ana

– Anímate… así nos divertimos mejor

– Es que…

Alexa la coge del brazo y nos encaminamos a un local de alrededor para platicar mejor, suponía que tal vez Alexa y yo no haríamos nada, el encuentro con su amiga nos había cambiado los planes, sin embargo pasaríamos un momento agradable con un par de alcohol en las venas.

Entramos a una discoteca y pedimos un par de tragos, comenzamos con las conversación amena, Ana no tenia novio, estaba soltera , superando su anterior relación, intercambiábamos preguntas, uno cada uno, como el “pregunta o castigo” pero nivel medio, Pasamos por 4 rondas de alcohol , seguíamos sobrios, un poco más en confianza, de pronto, Alexa se pone un poco cariñosa y me besa, a lo que yo le respondo el beso.

Ana se quedo mirando.

– Que pasa- dice Alexa

– Es que … – dice Ana

– No digas nada solo vívelo

Ana se queda pensando

– es que está de violín – digo

Alexa coge la mano de Ana y se van juntas al baño, mientras yo me quedé con la cuarta ronda en la mesa.

En el baño Ana le pregunta

-¿qué te pasa?

A lo que Alexa le responde

-es mi amigo intimo,

– ¿amigo íntimo? ¿y cesar?

– Es un idiota, Él, no se , tiene algo loco , ay no se…

– Eres una loca…

Alexa sonríe

– Y tú y el ya…

– Si monga , no te digo q es mi amigo íntimo, deberías de probarlo

– Caya estúpida

– No, enserio… nos podemos divertir

– ¿Estás loca? El trago creo que te cayó mal

– No bromeo

Ana aprovechó para llamar a su mamá y le dijo que quizás se demoraría en llegar por que se había encontrado con Alexa, cortó la llamada y guardó su mobil.

Alexa cogió la mano de Ana y la jaló, la metió dentro de una caseta del baño, cerró la puerta, se quedó mirando fijamente sus ojos, se acercó a besarla, Ana trató de zafarse pero Alexa la cogió fuertemente hasta que sus labios se humedecieron unos segundos.

– Ya me besaste así que no digas nada… – dice alexa

– No se que decir, eres una loca

– Amiga te quieeeeerooooo, no te lastimé ¿verdad?

– No pero que te pasa

– Nada, ya vámonos te quiero , solo quise hacerlo

Ana se quedó impactada y la vi llegar de la mano con Alexa… se notaba tímida

– ¿tanto se demoran?

– Es que estaba lleno, responde Alexa

– Adrian , hay que irnos- dice Alexa

– irnos , ¿a dónde? – digo

– a caminar –

-¿qué?, Ana…

Ana miraba hacia los lados

– Ana sabes a que se refiere, ¿enserio nos vamos a ir?

– Si, lo platicamos en el baño – dice Alexa

– No se que decir, esta bien creo… – dice Ana

– Bueno pero terminen su trago, seco y volteado, tú Ana , también

– No es que yo no se.. – dice Ana

– Si toma – dice Alexa

Ya, y a la voz de 3, terminamos nuestro tragos.

-vámonos

Mientras caminábamos sin un rumbo definido, Alexa me susurra

– ¿Tienes ganas?

– Siempre las tengo, le respondo

– Ana ya es tarde, y creo que no pasan carros para tu casa, vamos a descansar- dice Alexa

– A tu casa

– No, a un hotel

Cuando dijo esa palabra la miré a los ojos, esa mirada de perversión me daba a entender solo una cosa.

– Si, hay que dormir los 3 juntos -digo

– Pero … es que…, ¡au! – Alexa pellizca a Ana

– Ana, ¿estás segura? -digo

– No se pregúntale a Alexa

– Esa mirada tuya es una mirada de curiosidad – le respondo a Ana

– ¡Vamos a dormir! – dice Ana

– No le hagas caso, hay que ir … – dice Alexa

Si , bastante íbamos a dormir, si bien es cierto Ana era tímida, en ese momento, ya no lo era, trataba de hacerse la inocente, pero su mirada de curiosa dejaba todo al descubierto.

Salimos del local y tocaba ir a un lugar donde nadie nos molestara, entramos a un hotel y me tocó la parte de pedir la habitación , pero la recepcionista nos negó ocupar una habitación de a tres, estaba prohibido.

– Acaso a ellos les importa la intimida que tengamos – dice Alexa

– Ya , bueno pensemos un poco

Ana seguía callada y muy tímida. Ideamos un sencillo plan, entraríamos como pareja a otro hotel y una por separado, como Ana esta muy cohibida y tímida entré con ella y pedí una habitación para ambos, luego entró Alexa y pidió una segunda, nuestros numero eran 407 y 401 , ella llegó a la habitación , la llamé para que venga a la nuestra y al fin, los 3 juntos.

– uhmmm y que hacemos, – digo mientras me echo en la cama y dejo mi celular en una pequeña mesita que estaba junto a la puerta del baño

– No se – dice alexa

– ¿Estaremos cayados? ¿Ana por qué no hablas?

– Alexa tiene la culpa, -dice

– Es que la bese en el baño

– ¿Que tu qué?, no que estaba lleno , par de pervertidas

– jajajaja – ríe Alexa

– Y uhmmm….Ana ¿qué te pareció?

– No se, – agacha la cabeza, ríe y se intimida

La habitación se tornó silenciosa, Alexa se me acercó y comenzó a besarme suavemente mientras cogía la mano de Ana, se quedaba viendo hacia los lados y de reojo nos observaba, Alexa levanta su mirada y acerca las manos de Ana hacia sus pechos, Ana seguía tímida , pero Alexa los comenzaba a mover.

Eso me encendía, cogí la cintura de Alexa y comencé acariciar su cuerpo, no dejamos a Ana atrás, la acercamos más hacia nosotros y la llevamos hacia nuestros labios, el beso compartido entre los 3, con pasión, Ana no habría mucho los labios hasta que rosamos nuestras manos desde su rostro, besando su cuello, acariciando sus pechos, cintura , su formada cadera y como estaba en short sus piernas eran tan apetecibles que la comenzamos a hacer vibrar, fue cuando notamos que Ana ya se estaba integrando al momento, mientras hacíamos ello, la recostamos en la cama, besaba sus labios mientras Alexa recorría sus piernas acariciando sus pechos, bajé mi mano y la coloqué en su entrepierna ella se erizó y presioné su short jean contra su parte intima , sobando mis dedos, ella acentuó un gemido cuando …

– Te estas humedeciendo- pregunta Alexa

– Estoy mojada creo- responde Ana tímidamente

– ¿Te gusta? – le pregunto

– Ella acentúa con risa – si, son unos locos

– Y tu eres parte de esta locura – respondo

Continuamos acariciándonos, hasta que nos deshicimos de nuestra ropa , Ana se quedó en su brasier negro que dejaban al descubierto sus formados pechos realmente muy atractivos y su braga blanca con corazones de colores, era tan sensual , Alexa en su brasier turquesa y su braga con encaje, y yo en bóxer negro.

Los tres en ropa íntima acariciándonos en la cama, cometeríamos el mayor placer que viviríamos en nuestras vidas , un pecado placentero.

-Que tal si jugamos un juego, les propongo,

– ¿qué tal si amarramos a alguien a la cama? , y quien sea , le hacemos lo que nos provoque, pero que sea a la suerte, escojamos un numero del del 1 al 10 y con una aplicación del celular , el número que salga tendrá el honor de ser amarrado

– me parece interesante – Alexa se ríe

– Ana- tímida , ¿pero si salgo yo?, yo no se mucho ¿que me harán? , no no

– No sea miedosa, vas a jugar si o si – dice Alexa

– Que buena amiga eres…, pégale Ana – digo

Ana la empuja … -yo no quiero -con voz de niña miedosa

– Bien que quieres también, ya estas acá

Yo solo acentúo a reírme

– Que pesada eres Alexa… jum…- dice Ana

– Escojo el 4 – dice Alexa

– Ya esta bien escojo el 3 -dice ana

– Y por ultimo escojo el 7 -digo.

Saqué mi celular, e Ingresé los numero a la aplicación aleatoria, y con un botón inicie el sorteo.

Quien salga iba ser víctima de todas las perversiones de la noche todas aquellas que pasarían por la mente de cada uno , se dejarían al placer certero de 3 personas dispuestas a dejarse sin pudor en una noche de luna roja.

– Y salió el número tres, Ana, eres la afortunada, le quiño el ojo

Ana se avergüenza

– nooo… por qué yo, aaa… pero no tiene con que amarrarme – nos saca la lengua

– maldita…Tienes razón -dice Alexa

– Uhmmm, trajeron su cargadores de celular- les pregunto

– Si -ambas responden

– Ya entonces con el cable te amarraremos

– Si… tienes razón , no te salvas Anita -dice Alexa,

– Son unos malditos… no quierooo – lo dice con voz de niña

Recostamos a Ana a la cama, tímida, cogimos el cable de nuestros cargadores e hicimos un nudo en ambas de sus muñecas, estiramos sus brazos a cada esquina de la cama, y la amarramos enganchando duramente con el respaldar, a excepción de sus piernas, Ana estaba lista para nosotros.

– Trata de soltarte – le indicamos a Ana

– No puedo, mamá…. Ayúdame …solo no sean malos

– Jajajaja pareces una bebé

– No seremos malos, solo perversos –reímos

Alexa pone el dedo sobre la boca de Ana, silenciándola, mientras nos deslizábamos por sus labios, besándonos intensamente, acariciando en ritmo su cuerpo, comíamos su cuello, sus orejas, ella se estremece, bajamos suavemente hacia sus pechos y desabrochamos su brasier, dejándolos al descubierto , comenzamos a lamerlos, ella el izquierdo, yo el derecho, suavemente su pezón tan tierno color rosa era preso de nuestras lenguas, se erizó hasta el punto de ponerse durito, mordidas suaves realzaban su excitación constante, , poco a poco sus bajos gemidos se hacían constante.

– Hay que vendarle los ojos – exclamo

– Uy si , véndela, ¿pero con qué?

– No no … por favor no me vendan no no…- dice Ana

– Lo siento – ríe Alexa

recoge mi polo y con ello cubrimos sus ojos.

– mmm… ayy.. – suaves gemidos se escuchaban por parte de Ana, un desliz exquisito para nuestros oídos, subíamos y bajábamos por cada parte de su cuerpo desnudo, nuestras lenguas gobernaban todo su torso, deslizándose por el ombligo hasta el borde de su ropa interior. Con nuestras manos comenzamos a acariciar sus muslos, bordeando su parte intima, ella tiesa, se estremecía, y presionaba sus labios con mis dedos, esa ropa intima la hacia tan apetecible, que ya casi podía sentir como traspasaba su humedad.

– Te encanta

– Siiiiii…ahhhhy…- lo dice con deseo

En ello comenzamos a tocar con nuestras manos su parte intima a la vez, se podía sentir lo que había notado, su humedad, Ana colaboró en abrirse de piernas y se sentía realmente caliente, presionábamos realizándole una estimulación en círculos única, ella gemía, sus piernas reaccionaban, se movían, en eso, meto mi mano debajo de su braga blanca de corazones, y siento su piel, sus pequeños bellos se sentían, semi depilada, pero su parte estaba muy húmeda, comienza a gemir, a moverse, a sentirse realmente desesperada, Alexa sube a besar sus labios, mientras yo me quedo estimulando su clítoris, mientras se retuerce de placer, en eso comienzo a penetrarla con mis dedos y ella…

-Ayyyy… Uhmmmm.. aaaa…uhmmm… -gime con un deseo fogoso

Jugábamos con su dulce intimidad, estaba realmente empapada, entraba un dedo, se sentía muy estrecha, algo realmente placentero para un hombre , introduje 2 dedos y ya su sudor era impactante , sus gemidos descontrolados ,mientras Alexa la besaba a la vez, eran imparables, apresuré el ritmo y aumentaba su placer ,su adrenalina, movía mi mano tan rápido como si yo me estuviera complaciendo a mi , masturbándome , después de una escena porno.

Le quité su ropa interior, la observe con deseo, húmeda y contenía su dulce olor, la puse aun lado para que no estorbe y mis labios se dirigieron a un oral que enloqueció a Ana, estaba desnuda y Alexa y yo éramos los amos…

Su placer aumentaba , hasta que sus labios vaginales se expandieron, estaba roja de placer, mi lengua tocaba su parte mas sensible hasta que levantó las piernas, exclama y se retuerce presionando enganchándose en mi cabeza contra su pelvis

Ay Dios miooo…..aaa.. – la escucho gritar

Retuerza sus piernas, trata de zafarse, no puede, y poco a poco su ritmo para, su fluido aumentó de repente. Ana había llegado al clímax.

Le quitamos la venda de los ojos, ella sudaba demasiado y…

– ¿Qué tal? – le pregunto

Ana nos mira, se queda callada

– Di mujer ¿qué te aprecio?

– Me encantó… ahora desátenme rápido

La desatamos, se sentó y acerco sus labios a Alexa, luego conmigo

– ¿ya estás en nuestro ritmo? – le pregunto

– Si… sexo toda la noche

– Eso queríamos escuchar- digo.

Tenia muchas ganas de penetrar a Ana, puesto que era nueva para mi, y pude sentir lo estrecha que era su vagina, eso es realmente placentero y solo algunas chicas cuentan con ello.

Alexa se montó sobre mi , arrimando su humedad penetrante sobre mi pelvis, la penetración era suave y a un ritmo excitante , Ana seguía el ritmo besando a Alexa mientras ella hacia sus impulsos.

– súbete donde adrián – dice Alexa

– ¿Te vas a bajar? – dice Ana

– No, súbete a su boca

Ana se coloco sobre mi rostro permitiéndome lamer otra vez su vagina , ella movía su pelvis a un ritmo lento mientras Alexa brincaba sobre mi pene, éramos un trio perfecto , excitante , escuchando nuestros gemidos de gozo y placer, comía dulcemente sus labios, su fluido era delicioso, el olor de su perfume con lo natural de su cuerpo daban un almuerzo único.

Alexandra gemía, y se movía de manera imparable, deliciosamente subia y bajaba, se escuchaba como golpeaban nuestra piel, mientras Ana también quería más, luego de varios minutos, Alexa se bajó, extendió sus brazos y se echó en la cama, era el turno de penetrar ahora a Ana, ella se colocó en cuatro , mirando a Alexa, yo me levanté y me coloque detrás de Ana, por fin probaría su estrecha abertura que me haría sentirla virginal, ella se inclina , húmedos, colocó mi miembro a la entrada ella, se soba suavemente ,

– eso me éxita, – comienso a empujar y

– Oh esto siente tan rico, eres realmente estrecha

– Disfrutala cuanto puedas –dice Alexa

– ¿Por qué?

– No se

Ana se le queda mirando.

La entrada hacia su vagina era suave, apretada y realmente placentero, Ana emite unos gemidos bajos y cojo fuertemente su cadera , comienzo a penetrarla.

– Ay , ay Uhmmm uhmmggg.. ohhh..- se escuchaba de parte de ella, Era enloquecedor

– Pareces virgen le grito

– Siempre lo soy -ella dice

Reímos los tres

Presiono con más fuerza ,y envisto con ganas, ella comienza enloquecer , Alexa observa y comienza excitarse , abre sus piernas y mientras sigo comiéndome a Ana, coge su cabeza y la lleva hasta su parte intima, Ana comienza a comérsela, lamerla, y nuevamente los 3 estábamos interconectados en plena morbosidad absoluta, quería correrme, la sensación dentro de ella era imposible de controlar, se sentía tan paraíso.

La comencé a llenar de palmazos en los muslo

– Plack – suena fuerte

Ella emite sonidos de dolor excitante

– Plack -de nuevo

– Siiiii… vamoooos… – lo dice con voz excitante

– ¿Te gusta?

La cojo de los hombros mientras le sigue haciendo el oral.

Alexa se descontrola, sus gemidos también aumentan, Ana estaba haciendo un buen trabajo.

En eso me agarro de su cuello, la levanto , mientras Alexa se comenzó a auto estimular con tanta euforia, embisto a Ana con tanta rapidez y violencia que gritaba descontrolada, Alexa escuchó eso y se puso también loca de morbo, golpe tras golpe , faltaba poco hasta que…

Ahhhhhhh…. – Gritamos Ana y yo a la vez

Me estaba corriendo dentro de ella, y ella nuevamente se estaba viniendo

– Mierda eres espectacular ,

me había agitado demasiado, ella se sentía exhausta, retire mi miembro y vi como parte de mi fluido se notaba saliendo de su intima parte , con su líquido orgásmico.

Alexa se estaba tan loca de avernos escuchado que se vino en último lugar a lo que…

– Yo también quiero venirme a la vez con ustedes

– Jajajaja la próxima traemos un juguete para que te vengas

Nos echamos los 3 en la cama a descansar un poco, mi miembro recupero su forma erecta, hasta que…

– Ven vamos a comer chupetín -dice Ana

– ¿Tienes? – pregunta Alexa

– No , el amiguito que está ahí parado

Ana levanta su mano y coge mi pene, comienza a masturbarme.

– Vaya vaya ya te soltaste Ana

– Ustedes me han corrompido

– Si claro, guarda silencio y sigue que me esta justando – le digo

Ana empieza a lamer mi pene metiéndolo suavemente a su boca, lame la parte de la cabeza jugando en círculos, luego de costado, cojo su cabeza y la comienzo a penetrar como si fiera su intima parte , es muy buena haciendo oral, Alexa se une y ambas comienzan a lamerlo de lado a lado , nuevamente se besan , se tocan, lo chupan suavemente , lo acarician y lo hacen vibrar, intercambiaban turnos de metérlo a su boca , Ana lo lame, Alexa lo chupa , Ana, Alexa… – Es delicioso.

Aaaaahhh…, paren paren, las dos abren su boca… y dejo caer mi fluido compartiéndola entre las dos…

Noes echamos … liberados.

– Somos unos locos – digo

– No olvidare esto – dice Ana

– Yo me quedé con las ganas de llegar a la misma vez – dice Alexa

Eran las 4:36 am de la madrugada, nos quedamos exhausto y caímos a los brazos de Morfeo , desnudos en plena luz tenue de la habitación , luego de un trio loco placentero y excitante.

Ring ….ring …ring ….  a las 8:26 am

– Grr no dejan dormir – digo

– Ana es tu celular – dice Alexa

– Ashh yaaaaa… donde esta, – dice Ana

– Nos e fíjate al lado de tu calzón- dice Alexa

– Caya estúpida- dice Ana

Ana recoge su celular y contesta…

– ¿Aló?

Era su mamá

– Si mamá ya estoy en camino a casa

– Es que me quede en la casa de Alexa a dormir por que era tarde

– Ya mama esta bien… chau chau te quiero..

– Jajaja – Alexa y yo nos reímos

– ¿De que se ríen? – Pregunta Ana

– Es que eres tan mamacita – dice Alexa

– Idiotas

– Di nuevamente que te corrompimos – le digo

– Es cierto – dice Ana

– Di pues – dice Alexa

– Ustedes me han corrompido

– Owww que linda se te ve – digo

– Jajajajaja – reímos ambos

Alistamos nuestras cosas y nos retiramos, fui por mi celular que dejé cerca del baño, primero bajaría Alexa, se iba a retirar primero y nos esperaría abajo, luego Ana y yo bajaríamos , luego de realizarlo, nos acabamos encontrando en la esquina.

– Bueno es hora de irnos – dice Alexa

– Si – respondo

– ¿Nos escribimos? – Dice Alexa

– Amm ¿si..? – Dice Ana pensativa

– Tengo sueño- dice Alexa ,

Ana subió a un taxi, y se retiró primero , luego Alexa en el siguiente , y finalmente yo.

Los tres nos dirigíamos a nuestras casas a tal vez olvidar lo que pasó esa noche , o quizás a planear otra aventura donde nos conectemos una vez más.

Sin embargo, yo tenía algo más… mi celular lo dejé en ese mueble junto al baño por casualidad.

Continuar leyendo : El Hilo negro | parte 5
Tu comentario ayuda a seguir creciendo, gracias Que tengas una linda noche 😉

Luna

Share

No Responses

    • Gracias por compartir tus historias con nosotros, sin duda un gran relato, me encanta la idea de como logras atrapar al lector con esa increíble manera de redactar, un detalle, deberías cuidar el manejo de los tiempos dentro de la historia…
      Me gustó mucho de inmediato le tomé el sentido y me agrada el lenguaje que utilizas, ya que hace más amena la historia.
      PD: Me gustaría leer la 5ta parte (:

  1. Muy bueno la historia. Deberías intentar realizar el libro a ver qué tal te va pero desde ya te digo que atraerías muchos leectores #yoquieroleerlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post comment