Te extraño, Mi pequeña Luna

0

La vida nos separa por un breve tiempo, guardando en silencio nuestras lágrimas, perpetuando cada parte ignorada de nuestros sentimientos para volverlos a juntar en un rompecabezas que despierte esa adrenalina de amarte.

Las noches no son las mismas desde que me despedí de ti en la puerta de embarque, desde que nuestra conversación se convirtió en un compromiso de espera para constatar nuestros sentimientos sin contacto alguno, y tan solo un breve mensaje de que estaríamos bien, todos los días por la mañana.

Se que 21 días en New York pasan rápido, pero la espera es realmente frustrante cuando me encariñé contigo, es como si fuera un camino perenne, eterno, y que tu regreso no esté marcado, en este tiempo concebí, en ese cariño fugaz que desencadenaste en mi, frente a mi terquedad y miedo de volver a ser lastimado, consideré cada palabra de aliento tuya, cada celo, cada gresca , cada aliento, cada tomada de mano, cada beso en los labios, cachete y frente, cada consideración tuya, todo ello se volvió un compás de armonía en mis pensamientos, consolándome en este tiempo.

Es como un orificio que se colocó sobre mi tierra , sobre mi círculo tan imperfecto que estamos construyendo, tu presencia se hace notar en cada estancia de esta lejanía que nos separa cientos de kilómetros, quisiera estar ahí , abrazarte, acurrucarte, complacerte y enojarme contigo, quisiera reír con las bebidas que acostumbramos tomar cada viernes, salir y conocer esos lugares que ahora estás recorriendo, tomarte de la mano y reír, quisiera convencerme que estoy de manera presencial ahí, recorriendo los hermosos parques de la ciudad, pero se que solo mi recuerdo y mi deseo de compañía es la que se encuentra contigo; no me conformo con nuestro mensaje por las mañanas para saber que estamos bien, me concentro en poder sentirte , en poder adivinar como estás, pero cuando leo las lineas de estos mensajes que envías, siento tranquilidad y seguridad de nuestra prueba más difícil hasta el momento.

Agradezco que me extrañes, tanto como yo lo hago en estos días que van pasando y que quiero abrazarte con toda esta potencia de cariño y amor que he construido para ti, corrección que tú sembraste en mi; quiero sorprenderte otro fin de semana y perdernos en las playas como lo hacemos ,  tirarnos sobre el césped mojado y ver la luna y las estrellas, adivinar las formas de las nubes y quemar nuestros ojos con el sol, escondernos cuando hacemos travesuras y reír de estas, quiero engreírte aunque tú no me lo permitas y reniegues cuando quiero hacerlo, pero así, me gusta aportar lo mío frente a tu perfeccionismo.

Te empecé a querer y ahora te quiero y se que te llamaré amor, cuando bajes nuevamente del avión y cruces la puerta, porque estoy convencido que quiero estar contigo y vivir lo que me prohibí soñar, conocer y amar a quién me acepte con mis sueños , anhelos y triunfos.

Te quiero mi pequeña Luna, eres mi gotita de esperanza y amor que cayó sobre mi.

Te invito a escuchar esta historia, la cuál narré en mi canal de youtube: https://www.youtube.com/watch?v=ISyk2EIE8_E

Luna

Share

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post comment