-¿Y, si me cuentas lo bueno de ella?

Esta bien… Ella es encantadora, es un amor para mi, me gusta su forma tan elocuente de expresarse, de hablarte, de contagiarte su palabra, aunque sea una ingenua ( tiernamente) me gusta su forma tan linda de expresarse, no le tiene miedo a nada excepto a repetir un vestido,  pero sencillamente es una mansa niña de quien te contagias con su sonrisa.

Es inteligente aunque a veces se comportaba como una niña boba, es una llorona con ternura, me gustan sus ojos, su nariz es un poco rara, aunque casi nunca se lo he dicho,  tiene varios lunares, aunque cada vez que la veo los comienzo a contar,  y a veces memorizaba el numero para continuarlo la próxima vez que nos veamos, también me gustaban algo que ella solo sabe, hasta le puso nombre, es muy detallista consigo misma.

Es bondadosa, solidaria, tiene un buen corazón con las personas que ve tristes en la calle, ayuda de alguna forma cuando puede, aunque a veces ella misma es un diablillo con quienes de verdad se preocupan por ella.

Es hábil en cosas como las ventas, o trato con el cliente, en los idiomas también, aunque es una ociosa cuando ve algo un poco difícil, es una engreída, aunque por otro lado al final se fijan mas en ella que en lo que están hablando , eso era un punto en contra para mi, por otro lado casi siempre era pesimista, sin embargo siempre trate de hacerle saber que ella no era mala, que debía ser lo mejor por ella misma, conforme pasaba el tiempo creí que no lo grababa, sin embargo ella lo lograba poco a poco sin que se diera cuenta.

Es una engreída de por si, si le dices camina no lo hace, si le dices detente ella camina “nadie la domina, según ella”, es un mundo conocerla, entenderla, y eso es lo que me gusta de ella, que es ella misma, aunque, cuando las cosas se ponen serias , no sabe controlarse y termina haciéndome renegar.

Peleamos mucho, y mayormente por sus caprichos engreídos, que casi siempre sedo, me gusta complacerla, aunque a veces me hago de rogar. Era una polla de lo peor , hasta con agua mineral se mareaba, exagero , con juguito era suficiente.

Conozco cuando esta triste o quiere algo, también cuando oculta sus mentirijillas, aunque no se lo digo, espero que ella tome el valor de decírmelo por su propio medio.

-La engríes demasiado…

Si , pero es lo que más me gusta hacer por ella, cuando vamos de compras, es un poco vanidosa, compradora de por si, lo lleva en la sangre casi siempre terminamos comprando un vestido o zapatos, tenemos los mismos gustos con un toque diferente,

– ¿Cuál te gusta más este o este?
– el de la derecha esta hermoso
– mmmm.. si lo había pensado, pero creo que el de la izquierda me gusta mas
– entonces lleva el de la izquierda
– pero a ti te gusta el de la derecha
– si pero también esta lindo el otro  y a ti te gusta
– ya pero quiero algo que a ti también te guste mas
– entonces el de la izquierda
– mmmm no se…
– entonces para que ….(/”/%/&”%&/%” …. me muestras a elegir 🙂
– quiero algo lindo
– todo te queda lindo
– y si no me queda
– lo cambias, compra rápido antes que explote :3
– ya ya esta bien … renegón

y así podríamos estar todo un día de compras, íbamos a diversas galerías a comprar vestidos o zapatos, un día nos recorrimos varios centro comerciales por un par de valerinas color negro que ella no encontraba, luego de tanto paseo al final lo conseguimos.
Come demasiado, a veces renegaba conmigo por que yo no tengo su mismo apetito, puede tener hambre en cualquier momento , es mas , la comida es un orgasmo para ella, la hace muy feliz , si no hay comida no es una verdadera salida , es su plato principal, es una glotonsita coneja tierna.

Conozco sus palabras, su forma de ver, de elegir, también conozco cuando guarda algo y no lo dice, se nota en su mirada, aunque ella siempre me quite el crédito de conocerla, a veces llora en silencio, lo siento y lo veo, pero como dije en n principio siempre trata de tapar su tristeza con un dedo, pero para mis ojos no es suficiente, aún así aparecen mis detalles ante ella. Tener paciencia era la clave aunque últimamente ella abusaba demasiado con ella.

Me gustaba abrazarla, sus rollitos, aunque ella pellizcaba o se creía carnívora, mordía demasiado , tenía sus momentos tiernos, me agradaba, también sus pervertidos, me emocionaba, pero era única, era ella misma, era mi todo, mis 25 horas del día.

De sorpresa le enviaba un detalle , un desayuno para que cargue energías en su trabajo o flores para que adorne su escritorio, era mi amor cada minuto.

– ¿La amabas ?
Si , ella era mi Bonita, así la llamaba , era la única y nunca negué quererla.

– ¿Y lo malo?
Hoy solo me preguntaste lo bueno y eso es una pequeña parte de lo mejor que habíamos pasado juntos, las palabras no son suficientes para expresar un cariño, aunque todo se puede resumir en su nombre.

-¿Y donde está?

No lo se , creo que solo fue un sueño de media noche.

Luna

Share

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post comment