— Hola, …
— Hola a los años Carlos
— Señortia Mariana a los años ¿Cómo has estado?, ven pasa…

Mariana había llegado a casa de visita, había estado buen tiempo fuera del país por uno de sus viajes que acostumbraba andar, había llamado la noche anterior para venir a visitarme en el poco tiempo que tenía de vacaciones en la ciudad de Lima.

— Espera , dame unos minutos, iré a la cocina a preparar algo.


Dejó su cartera en el sillón y comenzó a observar el departamento donde resido provisionalmente cuando vengo de visita a Lima.

Esta muy bonito, tu si Carlitos…
jajaja para que veas,no me digas Carlitos, buen tiempo que nadie me llama así, por lo demás son mis buenos gustos, lo sabes (con voz elocuente)
— Nunca cambias…(sarcasmo)

Comenzó a observarlo todo,cada parte del lugar , especialmente los  adornos, era bastante observadora, hasta que…. ( salgo, de la cocina e ingreso a la sala y la veo junto a los cuadros fotográficos)

— ¿Es ella verdad?
— Si… ( era un cuadro de foto)
— Y como sigues…( se detiene)
— Uno nunca sabe las cosas que pasarán, es como si solo hubiese sido ayer aquel día…
— Ha pasado mucho, aún recuerdo cuando me escribías 
— He escrito muchas historias, pero siempre supiste ordenarlas
— me decías tus travesuras que hacías, y los problemas que te metías
— Siii… tu diario, mis sueños, las historias de ella, uff…
— Por cierto ¿Aún conservas mi diario?
— Si, lo tengo escondido por ahí en la casa de vacaciones, tu ya te imaginas por qué, no le daba muchas gracia la idea que lo tuviera
— Lo entiendo, pero al final todo terminó con un final feliz ¿no?, – quedo en silencio – hey Carlos tranquilo, sabes que no es tu culpa,no lo va ser y nunca lo será,  nadie lo esperaba…
— Esta habitación se ve muy sola sabes, cada vez que vengo, solo dejo mis cosas aquí y voy a visitar a mis padres, trato de pasar el mayor tiempo en casa de ellos y solo por las noches vengo a descansar aquí, el menor recuerdo, eso…

“Llega un momento donde tu vida toma un solo rumbo, y las situaciones que pasen puedan cambiar por completo un punto por una coma, no era el fin de mi historia, era la segunda parte de lo que realmente amaba, un capítulo perdido de una historia contada”

Sueños de una noche | El diario de mariana | Una vida con Summer

Luna

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post comment