Mi oscura habitación

Mi habitación estaba desordenada, ropa, papeles, todo estaba tirado, no era la primera vez que mi cuarto estaba así, también mi cama, estaba más que desordenada, podía tener todo en mi cuarto, pero sin embargo, no era suficiente, hoy el cielo colaboraba para que la oscuridad penetrara más, aún su sombra , su silueta de ella se veía en mi cama, aún la marca de su estancia estaba ahí, tenue como niebla desvaneciéndose,  solo animé a escribir.
Summer y yo habíamos estado recostados, concentrados viendo una película, siempre quise que pasara, tranquilos sin que nadie nos fastidie, atentos y reír. Fue un momento agradable tranquilo y bonito, como aquellas amistades que sin importar que se abrasen siempre estarán ahí.

— ¿Aún la quieres verdad?

— Demasiado
— ¿Por qué, por qué lo hiciste?
—Porque ya no aguanto, ya no puedo seguir con esto, es un amor que duele, ya no es bonito como antes, mis palabras fueron de ira, odio y cólera.
— ¿Quisiste que esto terminara así?
¿Ya tenía todo preparado, todo, entiendes? La había escogido a ella, solo faltaba que lo sepa, y mira, no confío, no entendió, no escucho mis palabras, simplemente el lado malo de la situación fue lo que importó. Qué palabras amables, que conversación tranquila o razonable se puede tener cuando siempre empieza y termina así.
— Pero…
— Pero nada, ya está hecho no quiero saber nada más, es como una espina que duele, y te la quitas y simplemente esperas que sane , espero que sane, lo que más dolor me da, es que si hubiera sido una apuesta todo hubiera sido distinto, eso me da cólera porque solo con apuestas las cosas se daban.
— ¿Por qué lloras?
— Porque me parece injusto, no soporto esto, ella era perfecta, lo había pensado mucho ya semanas atrás, yo quería que sea ella, duele esta impotencia 
— ¿Y como sabes que su respuesta….
— Porque a ella le fascina, le encanta es parte de su sueños…

“mientras me miro en el reflejo del armario, hablo conmigo mismo

Eche a dormir toda la tarde, hasta hace unos minutos que me levanté, mi cuarto seguía igual, dormí en el mismo lugar donde me recosté junto a ella,en mi oscura habitación, era más que evidente, que me sentía la persona más sola,  la única compañía era la soledad que me abrigaba en lo oscuro del ambiente. ¿Qué es el dolor en estos momentos? Una agonía implacable que sabe lastimar lentamente, la angustia es su amiga y no me deja tranquilo, tengo mi móvil y quiero lanzarlo contra la pared, ¿Dios? Pierdo la poca fe, perdóname pero ahora creo tan poco en las personas, ¿bondad, amabilidad, verdad?, de que sirve cuando te lastiman, o cuando das todo para que al final piensen en ti como un común más.
Quiero dejar todo, dormir y no despertar, o quizás si despierto olvidar todo absolutamente y que el tiempo no haya avanzado desde aquél verano, quiero borrar mi recuerdo, mi mente, quiero tener amnesia y vivir sin amor, sin sentimientos, es quizás, un camino hasta encontrarla.
Quiero dormir, dormir fuera de su sombra, o morir en el intento de dejar de amar.

“Por más dura que parezca la vida, donde hay vida hay esperanza”- The theory of everything

| Una vida con Summer

Luna

Share

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post comment