Es lo que siento

“…Simplemente ya no la quiero. Simplemente ahora la amo.”

Aquella noche el entendió que era un bulto más en la calle, que simplemente su caminata sin rumbo no tenía sentido. Imaginaba cosas, cosas que no existían, vivía preso de su fe, de su esperanza, había estado dispuesto a enfrentarlo todo, y así lo estaba haciendo, pero esa noche, esa misma noche llegó al filo de su lugar favorito y vio como aquella rama del árbol caía, entendió que el también podría caer al vacío.

Cerró los ojos…

–Por qué lo haces, yo no te he pedido que hag…

–Lo hago porque quiero y hago lo que quiero. Simplemente desde ese día fuiste tú, sin decirme nada me impregne con la misión de robarte una sonrisa sin decirte nada.

–Pero…

–Calla, puedo ser un idiota un tonto y un reverendo imbécil, pero lo hago por que creo en ti… creo y creí en ti.

Esa sensación del viento que pasa por tu rostro, es la misma sensación que él sentía, solo miraba la calle, las luces, el mar, la noche, y las parejas del lugar, se sentó en el muro, no sabía que hacer, pensar no era una buena opción para él.

–Hola,  -ríe – perdona por la tardanza

–Hola qué tal, No te preocupes ven acompáñame a almorzar

Ese día el sol solo mostraba lo hermosa que era, él nunca pensó en enamorarse.

Las personas caminaban tomadas de la mano, otros bien abrigados, algunos sentados en el gras, él solo pensaba en que la vida seguía siendo injusta y que solo esta por un motivo, tratar de hacer feliz a los demás sin palabras. Ser sentimental, siempre ha sido su mayor carga, y no quiere que el mundo se entere, muchas veces lloraba por ser así, por ver los sentimientos en otros y ser absorbido por eso, sentir como se sienten los demás, un don o un castigo de por vida , él no lo sabía, a veces podía tener los sentimientos más puros y hacer cosas muy lindas para que la gente, los niños y las personas más especiales que lo rodeaban sonrieran, lo hacía feliz, pero otras, cuando la gente lo juzgaba por ser “buenito” o ” quizás dejar salir eso que tiene por dentro”, era demasiado y solo quería no ser así.

–Muchas veces no quisiera ser así sabes, quisiera ser otro.

–Pero tu eres una gran persona siendo así, no tienes por que cambiar, – Dice una gran amiga

Si hubiera tenido una carpa, él se hubiera quedado ha acampar en el lugar, dejando volar sus recuerdos, sus sentimientos entre la noche, cada segundo era una lluvia que el provocaba, estaba dejando de ser él mismo para solo quedarse al pie del viento, pero,antes de irse dejó un mensaje  como aquellos barcos navíos perdidos en el mar.

–No me pidas entender por qué

–No seas dramático

–No lo soy, simplemente soy así, lamento ser así, ( ya no podía reprimir más) lo siento, lamento demostrar mis sentimientos y dejar salir lo que siento, pero así nací, así me hizo el de arriba, no siempre puedo ocultar todo.

–Deja de ser dra…

–Calla, no se por qué, lo siento no se que es, pero tienes algo algo diferente que nunca sentí,no es solo cariño, es algo que nunca había percibido, que no había visto, lo siento pero eso es lo que me hace verte diferente verte como … no se como explicarlo, por eso trato de hacerte feliz, trato de esforzarme para que sonrías, se que no siempre uno puede sonreír pero amo hacerlo, amo engreírte. ¿Soy malo por ser quien soy?

–Pasará un tiempo y me olvidarás siempre pasa, es solo cuestión de tiempo como todos.

–No me importa si no me crees, la gente muchas veces no cree lo que sus ojos no pueden ver, es típico; Pero no me importa, yo te lo he demostrado más de lo que yo me convenzo,No son los detalles, es la forma, siempre me valí de lo que sentía, de lo que podía lograr sin importar el porqué de las personas. Hay veces que cuando las cosas no se dan simplemente ya no valen la pena, pero en este caso tú si la valiste sin importar lo que hicieras.

–Mírate

–Mirar qué , soy yo con este sentimiento que no pedí, que simplemente llegó. Perdóname , no lo pedí al principio, nunca mandé en mi corazón. Te quiero.

Cuando se retiró de la orilla del mar, llegó a casa y solo echo a dormir, por la mañana solo pensaba en tal vez escribir en su único rincón donde podía dejar de ser el mismo, él y sus manos.

Una vida con Summer

 

 

Luna

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *