A veces

A veces las cosas no suceden como uno se las imagina, bueno eso pasa siempre, y cuando menos lo esperas, esa estaca penetra nuevamente tu pecho.

Hoy al mirar la luz tenue en mi cuarto me doy cuenta que la herida por sus palabras simplemente fue una puñalada intensa que dejo una leve marca,”Creo en ti”, es la música que escucho ahora, ¿Qué mas puedo pensar? quizás sea el destino que me ha dado una señal para poder dejar de crear historias contigo y a su vez darle de baja al personaje que cree cuando te conocí.
Maldita sea duele, duele cada recuerdo de voz de esta tarde que traté de cambiar con un detalle que me esforcé día a día, por tratar de caerte bien, de robarte una sonrisa a pesar de tu carácter, de tu fina forma de decir las cosas, maldita sea, no puedo crear odio no puedo odiarte, solo recuerdo cada letra escrita por tu voz, que sencillamente me arrincono en un cuarto oscuro donde cada palabra dura era una fina espada traspasando las 4 paredes, y que luego cambió de repente a una tenue sonrisa cuando viste lo que hice para ti, quizás solo fue un gesto gentil que desprendió tu ser interior o quizás solo un cumplido de agradecimiento, ¿Por qué dudo? Por que tengo aún la curiosidad de que dentro de ti existe alguien más, alguien que no conozco, y que dentro tuyo está esa persona que escribió un Hola y luego una sonrisa.

No se por qué pero mientras mas trato de robarte una sonrisa, más estresante siento que te pongo, y a pesar de ello tal vez pienso que me odias en cada palabra, solo me queda el silencio de esta noche, tratando de no entender, por que mientras más trato de entenderlo mi cabeza empieza a crear cosas para sorprenderte.

No tengo más que decir, solo la noche sabe lo que mi mirada te expresó el día de hoy ,y lo que tratará de entender en este largo viaje donde la estrella más cercana estará cuidándote mientras escribo bajo la bella luna a lo lejos.

Luna

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *