Una carta para ti

Hola, quizás te suene raro pero hoy te escribo a ti, espera no te vayas, déjame decirte unas pequeñas palabras antes que te retires de este humilde rincón. Sé que no me conoces y quizás sea la primera vez que entras a este pequeño lugar de forma voluntaria, perdona mi atrevimiento de escribirte, pero esta noche no puedo cerrar mis ojos, sin antes dejarte un mensaje que escribo sobre mi cabeza antes de dormir. He esperado cada momento y hora de mi vida para encontrarte, por saber que existes, por tratar de que me encuentres, y hoy estas aquí , leyendo este escrito de un desconocido que solo quiere conocerte en el…

Mi regalo

Cuando desperté en la víspera de navidad, esperaba conocerte, la manera apresurada de mis pensamientos me hicieron madrugar en crear algo, algo que no hacía desde hace mucho, quizás era el primer paso para rescatar mi yo interior que estaba perdido de mi corazón. Era una sensación extraña, alegre, pero a la vez misteriosa y temerosa, no lo sé, al verte por primera vez, no tenía expresión alguna, todo se centraba en mi cabeza, eras el regalo de la víspera de navidad, de poder conocer esos ojos, esa figura, esa voz que inquietaba a veces mientras estaba detrás de ese aparto tecnológico y no sabía el porqué, me robaba un misterio que…

Tu silencio

Es tu silencio , mi más grande deseo cuando hablamos, es ese encantador tiempo vacío, aquel que me recuerda mi reflejo escoltado de mi interior, es mi yo que habla en esos segundos de distancia, haciéndome entender que ese tiempo es un momento de un sueño por realizar. Al ver tu mirada perdida y tu atención en mí, es ver en esos segundos un mundo distinto sobre tu cabeza, cambiando el ambiente donde estamos hacia un gran momento en nuestras vidas, es tu sueño, mi sueño, lo que me envuelve a seguir conociéndote cada instante, cada segundo ,cautivándome en el silencio de tu voz, en tu dulce timidez con sabor a esperanza,…

Sabor a chocolate

En alguna oportunidad creí que no existías, y muchas veces reclamé al cielo por esta injusta vida que me tocaba afrontar, gritaba a los 4 vientos, el porqué de tu larga espera, el porqué de las trabas y luchas constantes, reclamaba con cada gota de lágrima la injusticia de llorar por los equivocados sentimientos que me tocaba ahogar. Cientos de noches lloré, lloré pensando que jamás aparecerías, desperdicié todo mi tiempo en vanas casualidades, esperé ver alguna pista frente a mi ventana, esperando verte en la gran luna, esperaba ver por lo menos tu nombre escrito en las estrellas, esperaba alguna señal, alguna fragancia inconfundible en las brisas del viento, Ya había…