El sabor de sus labios

Él no durmió, se amaneció escribiendo durante 2 días seguidos, despojado de sus sentimientos, de sus anhelos, se resistía salir del lugar, quería terminar ya con esto, quería saber que se sentía morir en el intento, quería conocer qué había detrás de las palabras que tenía en su mente. Sus manos, su ser , no paraban de escribir.
Ella llamó , él no contestó, seguía sonando el teléfono móvil, se preguntaba, ¿por qué tanta insistencia?, ¿por qué tanta tortura?.

Luego de largos minutos, al contestar la escuchó llorar, era su último lamento, lo podía sentir mientras su respiración y latidos penetraban sus oídos.No tuvo más reparo que dejar a un lado el teléfono móvil y concentrarse más en lo que hacía.Egoísmo en sus ojos, desdicha en su mirada.Con la mente en blanco leyó el último párrafo que acabó de escribir, “Tu voz fue el mas dulce manjar que mis oídos extrañaban“, volvió a coger su teléfono móvil , pero esta ves él no lograba escuchar aquella respiración, aquel latido , tan solo sus oídos lograron deleitarse con una triste melodía de una madre desesperada, !por qué lo hiciste¡, se escuchaba por el móvil. Cortó y en su última línea redactó: “El sabor de tus labios fueron un dulce momento, ahora sólo serán un recuerdo perdido en la inmensidad de la noche“.

Luna

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *