Deceso de una rosa

¡Cayeron los pétalos de rosa!,  marchitos por la falacia de sus palabras. ¡Cayó la luna! ,sacudiendo este dolor inminente, que clavó en mi por las desdichas de sus decepciones.

Nadie puede sentir esto que me causa un enredo de ira y tristeza por dentro,  no conocen la verdad,  aquella verdad que ocultas celosamente detrás de lágrimas fingidas, como aquella vez en la ciudad mientras los autos adornaban la carretera y tristemente me sentí culpable a pesar que no lo era, nadie puede conocerla, ¡nadie!, tan solo la actriz principal de esta ex historia.

Es frustrante saber que  ofrecí sin mirar atrás  el 1000% de mi y que al final seas uno más del montón  alejado por las mentiras, y satisfacciones del egoísmo de sus pensamientos.

Es intranquilidad la que siento el no ver mis lágrimas sobre ella,el no ver la justicia frente a sus ojos, que desdicha saber que el mal recuerdo vivirá siempre y que ocultare como si nunca hubiera existido, sobre la persona que me vio llorar y de igual forma tuvo la vergüenza de seguir engañando.

Aquella vez donde caí por el temor de perderle, aquella vista de sus ojos observándome,  viendo lo increíble hacia ella,¿En que quedó eso?, sólo en el enmascaramiento de una falsa verdad que se perdió en un dolor sobre mi corazón.

Aquella rosa que le regalé con total amor ,fue la primera en conocer el resultado de un cariño puro, amical.

aquella flor que siempre guarde para quien sea tan especial , tan pura, tan importante, por que es así como considero ese detalle, una flor, la pureza y el cariño hacia lo mas dulce de una mujer, ahora muere en manos de la verdad sobre Elizabeth.

Luna

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *