Historias

No, Nunca y Jamás

En la vida existen muchas cosas que no nos agradan  y no podemos con todas, la única salida es enfrentar esas cosas, situaciones que se presentan y que tratan de tumbarnos pero solo es cuestión de no dejarnos vencer y el comienzo de otras.
Siempre he odiado las mentiras desde muy chico me parecieron la salida vas baja, vagabunda y cobarde, es la salida de los hipócritas, de los doble cara, del que no es capaz de verte a la cara, de los que te evaden una mirada, de los creen que está bien, de los que piensan que hacen un bien pero al final al saberse la verdad termina mal, como dicen al final toda la verdad se sabe.
Todos hemos dicho alguna mentira alguna vez, todos ,sea cual sea, nadie es perfecto, la pregunta es ¿hasta donde hemos sido capaz de llegar con la mentira?, ¿hasta donde es nuestro limite?, ¿hasta donde puedes hacer daño sin que lo notes?, esa es la pregunta que no! pasa por la cabeza de un mentiroso, porque solo piensa en el solo mismo, más no! en los que lo rodean y no piensan en el daño que causan.
No me gustan y difícil muy difícil de perdonar es una defecto no lo sé, pero una mentira hace cambiar en segundos  todo.
Las decepciones son impredecibles, no se sabe en qué segundo, minuto, hora, día, semana, mes, años llegaran, ¿alguna vez las sentiste? , te puedo apostar que muchas veces nos sentimos tristes otras veces nos asemos los fuertes y asemos como si nada huebiera pasado pero conforme pasan los días existe el remordimiento del recuerdo y te preguntas ¿Por qué? Luego haces como si nada hubiera pasado, pero es así, lo más doloroso es cuando llegan de quienes menos pensabas, quizás no hayan sido 1 si no “x” veces, pero ¿Qué es lo que aprendemos de ello?,¿De Que pocos aceptan que se equivocaron?, ¿Qué pocos reconocen el error?, no lo sé con exactitud …
A veces nos decepcionamos nosotros mismos, o quizás nos decepcionamos de las mismas decepciones, complejidades y cosas que no suceden porque si pero de las cuales aprendemos y quizás en un futuro no volvamos o no se vuelva a cometer el mismo error.
Palabras , palabras cuantas palabras sin fundamento escuchamos a diario , cuantas palabras fantasiosas que solo nacen en ese instante y nunca más las vuelves a escuchar  o leer, palabras , palabras ,que no sabes si salen de corazón o simplemente por hacerte sentirte bien, no es suficiente sentir confianza para creerlas, pero que distinto que verdadero es cuando las escuchas frente a frente, cuando las miradas se entrelazan y escuchas, oyes , disfrutas la melodía de aquellos brotes de vocales y consonantes que se combinan para no despegar la vista en ti y te envuelven en la  certeza  única y verdadera de ello.
Muy difícil de lograr para algunos, parece ser,  no es tan fácil, lo sé, pero es una de las demostraciones más grandes que se puede hacer; Es  verdad también, los hechos valen más que las palabras, de acuerdo en ello, pero ¿De que valen los hechos cuando no vemos los hechos? , ¿Cuando no vez eso que esperas?¿ Hay algún intensión por creer? ¿Hay alguna razón para saber que es verdad?, sin hechos las palabras sobran y  seguirán sobrando por más reales que parezcan.
El detalle más despistado y sencillo es la palabra más grande y pura que se puede ver y escuchar, no es la elegancia ni la manera mucho menos la forma, si no la intención, lo que hace que sea real y verdadero, las cosas, el deseo, la valentía, la verdad, el sentimiento nace, no se hace, se da y así es.
Uno no puede hacer el sentimiento, no puede hacer la verdad, no puede hacer el detalle, todo y mucho más nace por sí solo, nace del cariño, del respeto, de la confianza, del lazo de amistad, es por ello la comunicación, sin ello es como estar en un desierto sin brújula,  como si montaras un caballo pero no sabes cómo hacer para cabalgar.
«Creo que los ciegos pueden darte el gesto más sincero, que los sordos cantarte la melodía más bella y que los mudos darte el detalle más tierno.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *